Para comprar un barebone, un buen equipo que rinda al nivel que necesitamos y que nos proporcione exactamente la tecnología que buscamos, son distintos factores los que se deben tener en cuenta.

En el mercado hay numerosas marcas que nos proporcionan estos dispositivos, como MSI, Lex o Arctic, y cada uno de sus modelos se decanta por unas características. En todos los casos hay que revisar bien aspectos clave que determinan la eficiencia del barebone, aplicándola a una comparativa general, pero también a las exigencias que podamos tener dependiendo de nuestros intereses.

A tener en cuenta

¿Qué valorar en cuanto a la búsqueda del mejor barebone?, es fácil decirlo, pero son múltiples aspectos a valorar y no siempre es fácil tomar una decisión. Tenemos que fijarnos en factores estéticos que puedan afectar a nuestra disponibilidad de espacio y manejo. Es decir, hay que cuidar las dimensiones y el peso, siendo recomendable buscar barebones que encajen en nuestra disponibilidad de espacio y que al mismo tiempo no sean excesivamente pesados.

Es tendencia buscar elegancia y formato compacto, con niveles de peso que pueden estar alrededor de 200 gramos por debajo o por encima del kilogramo. Dispositivos que superan el kg de forma exagerada son casos poco habituales que suelen tener algún tipo de justificación por ello.

Características internas

Si hablamos de factores vinculados con los componentes internos no hay duda de que es necesario comprobar, respecto al barebone, la potencia de su CPU, la memoria RAM ofrecida, dada la importancia de este factor, y el nivel de almacenamiento que se ofrece. Son tres de las características más técnicas y representativas del sector, sirviendo a modo de resumen para conocer la potencia que proporciona cada uno de los barebones.

Las diferencias entre un modelo u otro son valorables por el usuario, que debe saber cuáles van a ser sus exigencias a la hora de usar el barebone en cuestión. Si el equipo trabajará de una manera en la que no requiera almacenar grandes cantidades de documentos, un espacio reducido en este sentido será suficiente.

Algo similar ocurre en prestaciones adicionales, como el tipo de tarjeta de red incorporada, así como el consumo que produce el equipo. Estos rasgos producen una imagen completa sobre lo que podemos esperar del barebone una vez adquirido y resumen bien la potencia de cada modelo, siendo factores fundamentales a la hora de adquirir uno.

Por ejemplo, y dentro del mismo aspecto del rendimiento, tenemos que conocer los decibelios (dBA) que produce el equipo a nivel sonoro para hacernos una idea de cuánto es el ruido que produce el barebone. Algunos modelos enfatizan la eliminación del sonido, aportando una mayor comodidad en este aspecto, mientras que otros lo descuidan a favor de potenciar otras características. 

Resumiendo

A la hora de valorar estos factores de relevancia es recomendable realizar un filtrado entre los distintos modelos de barebone y los aspectos que consideramos más cruciales, viendo cuáles encajan con nuestras exigencias y cuáles destacan por aspectos que no se encuentran presentes en los demás equipos interesantes.

Un buen examen de los componentes antes mencionados y de otros factores secundarios, como la cantidad y calidad de las conexiones, los materiales de fabricación o incluso la forma, ayudan a que la compra de un barebone se produzca con resultados satisfactorios.

También es interesante valorar el coste, si bien existen unos rangos de coste en los que se mueven de forma habitual todos los barebones recomendables de alta calidad.

Y como siempre en Ibertrónica.es contamos con la mejor oferta en barebones del mercado ¡Encuentra el tuyo en nuestra web!

Redactor: Juan Manzano Ulmeher.

Actualizado por: José A. Hernández.

Comprar Online